Gato viaja 70 kilómetros para encontrar a la familia que perdió en una mudanza

author photo

Michis y Firulais | Todo era risas, todo era diversión, y cuando todo se creía que estaba bien, pasó a ser todo mal. Conoce la historia de este pequeño michi que perdió a su familia tras una mudanza.

Era un día común y corriente para Halie Kutscher y su familia que terminaban de ordenar sus cosas en el camión de mudanzas, mientras tanto, su gato Oliver jugaba con Sasha, la perrita de la casa. Cuando llegó el momento de alzar las mascotas para acomodarlas en el camión, Halie se aterró, su gato Oliver había desaparecido.

En redes sociaes se hizo popular esta historia, y Halie, señalaba que no quería irse de su anterior casa hasta que su gato no apareciera. Tardaron horas y horas buscando a Oliver, pero el pequeño felino nunca apareció.

La familia se mudaría de Bridgeport a Morgantown (Virginia Occidental, Estados Unidos). Esperaron por Oliver en el camión (por si de pronto el gato se había subido solo), lo buscaron minuciosamente, y nunca lo encontraron. Luego, decidieron partir sin él, prometiendo volver a Bridgeport y buscarlo.

😺 LA HISTORIA DEL GATO OLIVER

Por semanas, la familia iba una y otra vez a su antigua casa, que aún no se había vendido, para buscar a Oliver, quien al parecer nunca más volvió. Le dejaban comida, lo llamaban, pero era como si supiera que allí ya no se encontraba su amada familia y por eso no regresó.

"Sabíamos que teníamos algo de tiempo para seguir volviendo a la vieja casa para buscarlo, así que todavía teníamos esperanzas. Regresábamos allí los fines de semana", señalaba Halie en sus redes sociales.

Las esperanzas de la familia de hallar a su gato se empezaron a desvanecer cuando finalmente vendieron la casa. Pero le advirtieron a los nuevos ocupantes sobre Oliver, y ellos quedaron en avisarles si este volvía.

Los días pasaban y no se sabía nada de Oliver, estudiaban el caso una y otra vez, la última vez que habían visto al gatico era cuando él jugaba con Sasha, la perrita de la casa.

Pero un día, de la nada, aparece un gato naranja en su jardín. De una manera maravillosamente increíble, su amado gato Oliver había localizado la nueva casa, a 40 millas de distancia (64km).

"Esta noche apareció en nuestro patio trasero en Morgantown. Viajó al menos 40 millas en el transcurso de 2 meses para encontrarnos. He oído hablar de cosas como esta pasando pero nunca he creído realmente que fuera posible. Ahora creo. Todo es posible. ¡Nuestro gatito Oliver está en casa otra vez!", señalaba muy feliz la familia de Oliver.

Como una escena de película, la familia encontró a Oliver en el patio de su nueva casa. Las lágrimas por volver a ver a su mascota no se hicieron esperar, y la emoción estalló al instante.

"Tan pronto como entramos, caí de rodillas y lo sostuve sollozando. Se quedó allí conmigo mientras el resto de la familia y las mascotas se reunían a su alrededor", señalaba Halie.

La familia corroboró que se trataba de su gato, con un escaneo del microchip en el veterinario, y también descubrieron que estaba en buen estado de salud.

Tal vez nunca se sabrá cómo el pequeño Oliver hizo para buscar a su familia a kilómetros de distancia. Lo que sí sabemos, es que nuestras mascotas son increíbles, y nuestro cuidado debe ser al extremo, para evitar que se pierdan de nuestra vista en un instante.

Este post tiene 0 comentarios


:) :( hihi :-) :D =D :-d ;( ;-( @-) :P :o -_- (o) :p :-? (p) :-s (m) 8-) :-t :-b b-( :-# =p~ $-) (y) (f) x-) (k) (h) cheer lol rock angry @@ :ng pin poop :* :v 100

Artículo Siguiente Next Post
Artículo Previo Previous Post